AÑO 18

NUMERO 617

Humor

Año: 10

Número: 508

LA NOVELA MUNICIPAL: HOY: RELACIONES PELIGROSAS: "LA GOBERNANTA Y EL SENADOR".

la-novela-municipal-hoy-relaciones-peligrosas-la-gobernanta-y-el-senador

"¡Señoras y señores, la señora alcaldesa Ana María de los Angeles del Cocco!", anunció el petiso Dos Santos convenientemente ataviado para la ocasión con un traje negro, moñito, galera y alpargatas. La señora avanzó hacia el movil de RENAPER mirando despectivamente a los individuos que integraban la interminable cola a lo largo de la calle Castellanos, mientras tanto, una chica, recién recibida en el curso de "camareros y mozos" custodiaba a la primera dama portando una bandeja con un liso y sanguches de miga. A un costado el secretario Caussi cargaba una heladerita colmada de porrones.

-¡Donde está el Senador Pirola! -preguntó a viva voz Ana María al tiempo que espichaba el vaso con cerveza de un saque y depositaba la copa en la bandeja.

-¡Dónde está Pirola! -repitió con autoridad la Intendenta.

- Rascándose una bola -rimó una voz ronca desde la fila.

La reina rubia se acomodó los breteles y miró hacia la sufrida multitud como para comérsela. "¡Cuidadito, cuidadito, ojo con lo que dicen, porque se van a arrepentir, carajo!"  La señora había interrumpido su paso para amenazar al maleducado sacando pecho y  luego, haciéndose viento con el proyecto de pavimento, continuó su camino hacia el carromato. Cuando la gobernanta se dió vuelta un sonoro pedorreo con coro de carcajadas fue la respuesta a su advertencia.

Gómez que se encontraba a la derecha de la señora feudala le habló al oído instándola a que no haga caso. Ana María de los Angeles había levantado los colores de su rostro consiguiendo un todo violeta y estaba a punto de agacharse para sacarse un zapato para usarlo de proyectil. En eso aparece Pirola acompañado por un fotógrafo y un fulano que lo filmaba.

-¿Oiga usted quién se cree que es, Maradona,  que lo único que hace es sacarse fotos? ¡Mire lo que tuve que pasar por su culpa!

- ¿Mi culpa, mi culpa, por qué mi culpa? -preguntó el Senador haciendo la seña del dos de oro y abriendo los ojitos.

- ¿MI culpa, mi culpa...? -se burló la señora imitando al otro- ¡Claro que es su culpa, estos negros de mierda me están haciendo la vida imposible, envidiosos del carajo y una gran siete!

- Pero señora.... ¿No veo en qué puedo tener la culpa yo? - se victimizó Pirola.

- ¿Cómo que no tiene la culpa? ¿Quién es el que tiene un apellido que rima con "bola"?

Caussi, con diplomacia,  procedió a abrir la “heladerita” y extraer un porrón para arrimárselo a su jefa. El peludo secretario depositó la botella sobre la bandeja que le ofrecía la chica diplomada como "camarera" y, de inmediato, la reina del Salado ordenó a Caussi que lo destape. “Destápelo, le dijo”. A continuación, la Intendenta pidió la tapita para "ver si tiene premio" y al toque se mandó un largo trago a pico y sin vergüenza. Cuando soltó el tubo,  la dama de fierro, se infló un poco y al rato largó un interminable suspiro efecto del gas y la cebada cervecera. Se levantó el vestido con estampado del pájaro loco y se limpió la boca con el dobladillo.

- ¡Y ahora me voy! -dijo de sopetón, aliviada, su majestad.

- Oiga, no puede irse. ¿Quién inaugura el móvil de renovación de documentos...? -preguntó Pirola mientras relampagueaba el flash.

- Me hicieron enojar, chau, inauguralo vos, Pirola.  -fue la respuesta de la alcaldesa mientras daba un giro con toda la comitiva y se retiraba del lugar a paso de murga.  Desde la cola, ni bien la señora, dijo “Pirola”, la misma voz ronca sacudió la atinada rima. .

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Sólo en la actividad desearás vivir cien años.
Proverbio japonés
Cotización del Dólar