AÑO 18

NUMERO 61629

Humor

Año: 1

Número: 92

Cuentito con concejal que vuelve a casa

Martincito, Concejal argentino y peronacho, vuelve de fiesta en balneario llevando en el tanteador cuatro o cinco Chandones hechos y derechos.
-Yo no tomo alcohol. O, mejor dicho, no tomo determinado tipo de alcohol, pero cuando hay "Chandón" me tiro a la pileta.
-¿Había Champagne?
-Así es. Y no se haga el burro que usted estaba.
-Es cierto. Pero siga señor Martincito, siga con el relato que estamos ansiosos por enterarnos que pasó después...
-Llegué a mi domicilio ¿vio..? Todos dormían. Silencio total. Entonces voy hasta la heladera con un poco de hambre y con tanta mala suerte que manoteo un plato con algo de distracción...
-Distraído, sí ...
-Era la comida del gato y me la mandé al buche.
-¡Epa...! La comida del gato. ¿Qué marca de comida, Martín...?
-"Miau, miau..."
-¡Uuuuuhhh! Trocitos colorados, bien para gato... ¿Y, qué pasó después?
-Y nada. Mi mujer, al otro día, como me dolía un poco el estómago llamó al médico...
-¿Le contaste a tu mujer lo de la comida del gato?
-Sí señor. Y ella llamó al doctor Pichone... y le dijo que yo me había comido la ración del gato, que ahora me dolía la panza y que cosa podía hacer...
-¿Y que le dijo Pichone...?
- Qué si entraba a subirme a los árboles o me ostigaban los perros del barrio que saque un turno....
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Tres personas pueden guardar un secreto, si dos de ellas están muertas.
Benjamin Franklin (1706-1790)
Filósofo, físico y político estadounidense
Cotización del Dólar