AÑO 18

NUMERO 61629

Opinión

Año: 12

Número: 571

UN ROMANCE DE VERANO (LA RENOVACIÓN AL REVÉS)

un-romance-de-verano-la-renovacion-al-reves
Presentado como un rubro de telenovela el dúo Meiners-Pirola se muestra con miradas de ensueño en medio de la naturaleza, tal cual fuese la última incorporación de Bailando por un sueño o la pareja romántica de "Las mil y una noches".

Los nuevos cerebros que se han hecho cargo de la campaña del peronismo local parecen confiar en la "onda" juvenil, con sonrisitas en los bosques ciudadanos, con paraísos, flores y yuyos rodeando a Rubén y Ana casi en una escenografía natural más apropiada para un vodeville que para una fórmula política.

La realidad es que se trata de un romance de verano, mejor, un matrimonio por conveniencia. Para el nativo de Sarmiento, Rubén Pirola (que va por su enésimo período como Senador), son vitales los votos de la ciudad de Esperanza, sin los cuales no podría ni soñar con la reelección. Y para Meiners el affaire con Pirola significa eliminar de la competencia al doctor Elena, un joven prometedor que, si bien venía con viento de cola y la fuerza de la renovación, hoy es sacrificado por su "jefe" en la mesa de la conveniencia. 

Son cosas de la política actual. Tanto uno como otro priorizan sus apetitos personales aunque digan lo contrario. Y es lógico, todos hacen lo mismo, dicen y se conforman tanto el candidato a Senador como la Intendenta. La sensualidad que provoca el poder del estrellato, para ella y las cosquillas de los billetes que se mete en el bolsillo él, empujan más que una yunta de bueyes. 

Meiners y Pirola, sin embargo, tienen un obstáculo que puede jugarles en contra. Los casi 70 pirulos de la mujer que busca hacerse septuagenaria en el sillón del municipio y el hecho de que Rubén no sea vecino de Esperanza. Enfrente tienen al jóven Camissi que trae la opción de un cambio al "más de lo mismo" que propone la generación del Gerovital que parece que se va y no se va nunca. ¿Cuánto hace que no probamos con los muchachos nuevos? Desde los tiempos de Fascendini que no le damos oportunidad a un Intendente de 30 o 40 años. Además ¿cuales pueden ser los deseos de una mujer que ya está de vuelta? ¿El bronce? Si lo que quiere Meiners es lo que se ve, no sorprenderá a nadie que continúe el deterioro permamente de la ciudad. El abandono del control es propio de aquellos que se toman la vida como un jubileo, la edad produce esa conducta, es normal, dale que va, la vida es corta, por cuatro días locos que vamos a vivir. Lo que no es normal es que esos desplantes se los tenga que aguantar la ciudad. Todo pasa, todo está bien, dejar pasar, cero problemas. Si Esperanza no renueva, los vecinos se aburrirán contemplando lo mismo de siempre. La tortuga que no aprende nunca, los edificios abandonados, las cosas por duplicado, el barro, los yuyos, la victimización, la ignorancia de los temas fundamentales, la siesta.  

Lo de Pirola es distinto. Viene de Sarmiento a conquistar el voto ciudadano, las fotos hacen que parezca un esperancino más, está en todas partes, se retrata y se va, tiene el calendario de todas las festicholas del departamento y no falta a ninguna, en fin, cuida la quinta. Reparte sin rendir los fondos públicos que le confía la provincia y se ocupa de publicitar sus acciones con minuciosa repetición. Radios y medios afines dicen, impulsados por la moneda, sin pausa que Pirola es lindo, trabajador, generoso y honesto. Lo suyo es sencillo. Con plata el tren camina. Pero sabe que no es de acá y que el Frente Cívico, en esta oportunidad, pondrá toda la carne en el asador, sabe que el "desbande" peronista no lo favorece, los últimos sucesos, la muerte de Nisman, todo puede dar vuelta la cosa y la gente puede cambiar su preferencia, se puede cansar de la vieja política, los viejos métodos, de la foto, de la plata, de los elogios comprados, de todo.  

Es posible que la gente de Esperanza comprenda que le queda poco para elegir. Apostar por lo  nuevo con posibilidades de ser bueno se hace cada vez más atractivo. No tanto porque haya garantía de que la renovación representa un ventaja, a seguro lo llevaron preso, no es eso, pero la gente tiene enfrente para comparar, lo malo, muy malo conocido. Llevamos ocho años sin potenciar los servicios en una ciudad que crece como nunca se ha visto antes. Todo colapsa frente a las narices de un municipio impotente, quieto, que espera que un milagro (o De Vido) lo saque del pozo, que si no tiene la plata en el Banco, no hace nada, gobierno conservador y pijotero contra todas las reglas de la gestión exitosa. Y entonces la inflación, los acontecimientos nacionales, las paritarias, los jubilados propios, le pasan por encima inflando una pelota que a la única que le resbala es a la señora Intendenta. La misma que sonríe junto a Priola, en la foto, como si quisiera vendernos la telenovela, donde todo está bien, donde no hay cloacas colapsadas, ni taperas alrededor de la plaza. Deprime un poco pensar que esto se puede repetir. 
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
La práctica debería ser producto de la reflexión, no al contrario.
Hermann Hesse (1877-1962)
Escritor suizo, de origen alemán
Cotización del Dólar