AÑO 18

NUMERO 61629

Opinión

Año: 12

Número: 566

¿PÀRA QUIÉN ES NEGOCIO EL MUNICIPIO? ¿POR QUÉ TODOS DICEN QUE SUFREN PERO CUANDO LLEGAN NO LOS SACA NADIE?

para-quien-es-negocio-el-municipio-por-que-todos-dicen-que-sufren-pero-cuando-llegan-no-los-saca-nadie

EMPRESARIOS METIDOS A POLÍTICOS
En los últimos días se mencionó el nombre de un industrial como posible candidato a Intendente. Esa noticia ha provocado especulaciones en los círculos que participan del microclima político local. Las opiniones son tan diversas como contundentes, están los que lo imaginan como ganador absoluto y están los que le pronostican un fracaso estrepitoso. Lo paradójico en todo este asunto es observar que personas que han denostado a los políticos durante toda su vida, pretenden convertirse en uno de ellos. Es como si pertenecieran al grupo de aquellos que no pierden nunca la esperanza y continúan esperando, aunque no estén tan seguros de que el colectivo pase por ahí, insisten, siguen en la parada. Los argumentos en favor de los que vienen de la actividad privada tienen origen en la dudosa eficacia de la Intendenta y todo su gabinete y en la certeza de que no solo fracasarían en una empresa privada sino que ni siquiera pasarían de un puestito en la mesa de entradas. "Si éstos pueden, yo también" parece ser la consigna, el disparador que repiten aquellos que van a cometer por primera vez el pecado de las urnas. No está mal, hasta es posible que postulantes con origen profano, llegados de otros oficios ajenos a la política, transpiren tratando de demostrar que con lo poco que hay ellos pueden hacer mucho y, con más razón, estos individuos, que durante toda su existencia, han criticado sin piedad el despilfarro de los fondos públicos. La idea de nutrirse con "figuras" notables o que parecen notables, que hoy predomina en algunos partidos, abre el menú de ofertas y esa es la única consecuencia  importante, porque con más equipos en cancha, los más favorecidos serían los radicales.  Es curioso pero los que se arriesgan al papelón tratando de vencer a los radicales pueden terminar favoreciéndolos.

INEFICIENCIA CON BUENOS SUELDOS
"si en el Estado los empleados no son remunerados por su productividad se desalienta a los responsables. Si no hay aumento por productividad, no alcanzan los ingresos de los impuestos. La baja productividad del Estado, obliga a los particulares a sobre gastar en educación, seguridad y otros servicios. Y si el Estado no funciona bien, no se ayuda a los más débiles".
Estas sentencias sostenidas por los estudiosos de la ciencia pública parecen hechas a medida de la Municipalidad de nuestra ciudad y no precisamente porque se sigan al pie de la letra sino porque se hace todo lo contrario. Las tareas que realizan los agentes públicos son tan difusas y misteriosas que se tornan incontrolables. La estabilidad del empleado público ha aportado seguridad a la "familia municipal", pero también restó eficiencia y esa morosa falta de colaboración, los contribuyentes la perciben con bronca. Los secretarios, responsables del control de las tareas ya han claudicado, prueba de ello es que privatizan trabajos que por siempre realizaron los empleados de planta y que hoy no pueden hacer ejecutar por la propia tropa. Toda esta incompetencia aumenta los gastos en personal y, por supuesto, perjudica al bolsillo ciudadano año tras año.

LA CONDENA SOCIAL DEL POLÍTICO
No es tiempo de ideologías, las nuevas generaciones no se mueven por ideas, al contrario, están seguros de que la única forma de acumular poder y adueñarse del Estado es ocupando las oficinas y dependencias. Nadie piensa en la Patria grande o la patria chica, la soberanía política o la independencia económica, por las que algunos hasta ofrecieron la vida, esos conceptos hoy mueven a risa. Los estímulos que antes nacían en el patriotismo, hoy responden a llenarse los bolsillos de cualquier forma. Ni siquiera entusiasma el reconocimiento público por el trabajo bien hecho, en realidad los funcionarios públicos, merced a hechos de corrupción, han caído tanto en la valoración social, que a la mayoría (honestos o no) les resulta imposible exponerse normalmente ante los vecinos. Es muy raro encontrar a un funcionario en lugares públicos. El temor a ser rechazados los aterroriza y los expulsa a hacer vida social en otras localidades, lo más lejos posible de la mirada de sus conciudadanos. En cuanto a esta ciudad, solo se sienten seguros dentro del Municipio, hasta allí han retrocedido.  La matanza de perros ocurrida en nuestra ciudad mostró a la Intendenta fastidiosa en medio de la gente que protestaba. El desinterés moroso de la primera mandataria tiene como consecuencia hasta la aniquilación de logros obtenidos por otras gestiones como el actualmente devaluado pre Cosquín espectáculo que la gente disfrutaba y que hoy agoniza en medio de la desidia oficial. La señora se molesta saliendo a la calle, se siente culpable, culpable por hacer menos que nada.

MORALEJA: EL MUNICIPIO NO ES NEGOCIO PARA NADIE.
Los que se llevan plata terminan siendo víctimas de los chismes ciudadanos. Los que son sospechados de que se favorecieron con la función pública pero hicieron obras, tarde o temprano son reconocidos. Pero más tarde que temprano y a veces el reconocimiento llega cuando ya no están. Grave es la situación de aquellos que viven su gestión como becados de la comunidad, vegentando en los sillones, porque han hecho menos que nada y, por si esto fuera poco, siendo malos están convencidos que son buenos. Esa parece ser la triste realidad que vive nuestra ciudad en estos tiempos. El año que viene se abre otra vez la puerta para cambiar un poco las cosas.
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Todo lo complejo puede dividirse en partes simples.
René Descartes (1596-1650)
Filósofo y científico francés
Cotización del Dólar