AÑO 18

NUMERO 619

Opinión

Año: 12

Número: 565

MEINERS. MAS PLATA O MENOS PLATA, LOS MISMOS PROBLEMAS DE SIEMPRE.

meiners-mas-plata-o-menos-plata-los-mismos-problemas-de-siempre

La gestión de la señora Meiners tiene los mismos problemas de siempre. Y tiene los mismos problemas de siempre porque no resuelve nada importante. A principio de año renegaba con los edificios en ruinas, el plan de pavimento, las cloacas, los olores, el tránsito y el parque industrial. Hoy sufre por lo mismo. Meiners se arriesga a que a los embrollos que tiene alquilados, se le agreguen otros como el tema de la plaza Renacer, el envenamiento de perros o la rendición de fondos de programas nacionales, por citar algunos asuntos. Todo eso complica, molesta, demora, paraliza. Alguno podrá decir con razón que a la alcaldesa no le entran las balas. Puede ser, lo que pasa es que la Intendenta se arrincona en su cueva y como aquél que padece de autismo crónico ignora lo que pasa a su alrededor y solo saca la cabecita para sonreir cuando está segura que no le van a reclamar nada. No hay que ser muy ducho para comprender lo que sucede. Cuando a la primera dama le falta el aire, el que sale a dar la cara es su primer delfín, el Tenedor de Libros Alfonso Gómez. Y al revés, cuando el que sale del escondite es Gómez agarrate el bolsillo porque algo pasa. Mientras tanto la Capitana se esconde y no se sabe bien qué es lo que hace. Es como si quisiera dormir la siesta, tranquila, en el fresco, sin pensar. Por lo tanto, señoras y señores, este momento actual, es el momento de Gómez.

¿QUÉ HACE GÓMEZ?
El Secretario de Hacienda es un muchacho común que ha hecho de la seriedad profesional una bandera. Su doctrina son los números y es posible que crea más en las estadísticas que en la política. Cada vez que habla se atraganta con porcentajes y comparaciones. Su libreto incluye cuadros y cuadritos con los que pretende demostrar que los esperancinos están pagando una tasa miserable y que por eso la ciudad está que rebalza de yuyos. Nos compara con Rafaela donde el contribuyente paga mucho más -dice- pero no dice que en Rafaela los servicios son de calidad superlativa y las obras públicas son arrolladoras. En sus comparaciones olvida (cancheramente) mencionar la proporción empleado municipal por habitante que hay en Rafaela. No importa, Gómez no tiene por costumbre hacer un gráfico que no le sirva. Hay muchas cosas que Gómez no menciona. Dice que si no aumenta la tasa no puede prestar buenos servicios pudiendo brindar primero buenos servicios para luego exigir una tasa mayor. Tampoco menciona que con los aumentos anteriores no mejoró los servicios. ¿Entonces, por qué habría que creerle ahora?.

EL PAVIMENTO Y EL RIPIO
Este asunto del plan de pavimento, que cada tanto explota, es una muestra del estilo Meiners para gobernar. En realidad la señora dice "Sí" o dice "No" a lo que le traen sus ministros, ella ignora todo, decide por "intuición femenina". El plan de Blangini arrancó de prepo, sin escuchar a los frentistas, a los tumbos, para hacer algo. "Total no lo pagamos nosotros" habrá pensado, atacada de autismo, la alcaldesa, mirando como siempre desde fuera. Total lo pagan los giles, para colmo es cierto, lo pagan los giles, lo que pasa es que cada tanto los giles se insuborninan.  Los cálculos los hizo Gómez, las proyecciones las hizo Gómez, las cuotas las definió Gómez, el porcentaje de incobrabilidad lo estableció Gómez. Gómez nos vendió la gran obra. Pero ahora que Gómez se equivocó, ahora que los morosos son más del triple de los que había pensado, resulta que Gómez no habla del tema. Habla de la tasa, quiere más plata. Si quiere más plata (quiere pasar de un Presupuesto de 100 millones a otro de 150 millones) es porque Gómez está ahorcado y como no quiere dar el brazo a torcer pretende que le tapemos loos agujeros entre todos.
El plan de pavimento y ripio en esta ciudad responde a "contribución de mejoras", o sea que lo pagan los vecinos, y ajusta sus cuotas por el índice de la construcción. Cada tres meses la cuota aumenta mucho. Con sueldos inmóviles, el resultado es previsible, cantado, para todos, menos para los socios de Meiners. Párrafo aparte para la señora que hoy por hoy es una de las más favorecidas con la obra de pavimento porque la Avenida Argentina, donde se ha puesto el mayor esmero, desemboca en loteos que pertenecen a la Intendenta. No hay que pensar feo, puede ser una desgraciada casualidad. Dios te oiga.

¿DE REDUCIR GASTOS, NI HABLAR, NO ES CIERTO...?
En épocas de vacas flacas hay que gastar menos. Eso lo hace todo el mundo. ¿El Municipio, acaso, no "es todo el mundo"? ¿Qué son, extraterrestres, Gómez, la Intendenta y los otros que están a cargo de los fondos públicos?. Porque si no son marcianos, lo parecen, tiran manteca al techo durante todo el año y en octubre o noviembre, dividen lo que gastaron o lo que piensan gastar por la cantidad de contribuyentes y pasan la factura. A eso le llaman gobernar en el siglo XXI.
¿No se podría plantear alguna vez, por ejemplo, una reducción de personal. Una reducción natural, no traumática, o sea, a medida que se vayan jubilando los municipales evitar nuevas incorporaciones?.  O es una locura plantear eso.
¿No se podrían evitar las tercerizaciones para limpieza y otras actividades que se pueden hacer en la Municipalidad? Cuesta creer que dentro del plantel municipal no se pueda formar una cuadrilla para barrer las calles.

MODESTO APORTE A MODO DE EJEMPLO FINAL
El predio destinado a Parque Industrial será alquilado para sembrar soja. No es una decisión muy elegante, pero va en beneficio de los miembros del fideicomiso. Tiene como objetivo aliviar los bolsillos de quienes vienen realizando un esfuerzo mayúsculo. Eso es un ejemplo que el Municipio debería imitar, porque así es como se actúa cuando se comprende la situación y se piensa en la mayoría. El  Municipio Meiners, hasta ahora,  ha hecho todo lo contrario, jamás piensa en el contribuyente, lo exprime al máximo, no le ofrece mejores servicios, solo divide los gastos y los transfiere a la gente. Pide plata para limpiar y no limpia. Ni siquiera corta los yuyos. Dar servicios primero y pedir después, debería ser la consigna.
La forma autista de conducir adoptada por Meiners le está empezando a traer problemas. La Intendenta tiene compromisos ineludibles con el plan de pavimento infectado de morosidad, a los que se les suma (por si faltara algo) el famoso bono de fin de año ya anunciado por el Gobernador. Ahora más que nunca, la señora, necesita la ayuda y la comprensión de los vecinos. Gómez ha salido a convencer a la gente de que debe pagar más por un supuesto bienestar posible y dudoso. Las perspectivas son aterradoras. Veremos como le va.

 
Facebook Twitter Linked in Reddit MySpace Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
La ilusión vale cuando la realidad la toma de la mano.
Anónimo
Cotización del Dólar