AÑO 18

NUMERO 61629

Cultura

Año: 12

Número: 561

LA NOVELA MUNICIPAL. HOY: "GABINETE DE GORDOS"

la-novela-municipal-hoy-gabinete-de-gordos
-Este gabinete es un gabinete de gordos -dijo la alcaldesa mirando de reojo una medialuna.
-Y, como es un gabinete de gordos -siguió la doña-, he confeccionado un decreto por el cual quedan todos obligados a hacer media hora de ejercicios, todos los días antes de comenzar cada jornada.
-Además -continuó la Intendenta- vamos a hacer el régimen de mi tía Luisa que otrora fuera obesa y hoy es un elegante esqueleto.
- ¿Y en qué consistiría la dieta de su tía, señora...? -preguntó tímidamente el secretario Fernandez acomodándose la pancita.
- Consiste en un almuerzo con hojas de trebol y a la noche nada, a lo sumo la foto de una pizza.
- ¡Nos vamos a morir de hambre! -saltó el gordito al que le dicen "Gucho" incluído en el decreto como asesor de autos antiguos.
- Bueno, usted quiere quedar sexy y no hacer ningun esfuerzo. Este es un plan de descenso rápido -dijo la señora.

A continuación los miembros del gabinete fueron invitados a dirigirse a un sector de la Plaza San Martín donde la señora Intendenta procedió a clavar unos tenedores con la parte filosa hacia arriba y a informar a los presentes que se daría inicio a una sesión de flexiones.

- Comencemos por el más chancho -dijo.

Todos se miraron y trataron de ocultar la panza excepto Gómez que solo sacó pecho sin mucho éxito.

- Sáquese la camisa señor Blangini -dijo la señora y los otros largaron el aire contenido- Comience a hacer flexiones sobre los pinches y le recomiendo que no se desconcentre.

A la 2da. flexión que hizo Blangini, un perro vagabundo se acercó y le lamió la oreja.

- ¡Saquen ese perro, por favor! -dijo el arquitecto con voz ahogada.
- No defeccione, no se distraiga, porque caerá sobre los tenedores.

El arquitecto fue rescatado por cuatro miembros de honorable gabinete y luego la señora ordenó la retirada, dijo que la actividad del día de la fecha había sido solo de muestra y que "mañana lo vamos a hacer más difícil colocando un ladrillo en el lomo o una bolsa de arena".

- Señora Intendenta, con todo respeto, quisiera saber, si no es molestia, cuando le toca el turno a usted para los ejercicios. -preguntó la señora Schnell con absoluta seriedad.

- ¿Qué, me estás diciendo gorda, Elsa? ¡Mirá que sos mala, che!
- De ninguna manera señora, usted no está gorda.
- Ah. -dijo la señora y asunto terminado.
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Vigilando, laborando y meditando todas las cosas prosperan.
Salustio, Caius Sallustius Crispus (85-35 a. C.)
Historiador latino
Cotización del Dólar