AÑO 18

NUMERO 619

Opinión

Año: 12

Número: 561

LOS ALEGRES IRRESPONSABLES LOCALES.

los-alegres-irresponsables-locales

1- LOS RESPONSABLES DE QUE LA CIUDAD SEA LINDA O FEA.
La ciudad linda o fea depende de aquellos que la hacen. Y los que hacen la ciudad son los que pueden hacerla. Por ejemplo, quienes construyen edificios de altura, imponen su estética en lo que están haciendo. Con la única limitación de construir un determinado numero de pisos, los que hoy tienen capacidad de ahorro (y sus arquitectos), imponen su "gusto personal" en la ciudad de todos.  Un edificio de 6 pisos puede ser hermoso o puede ser un mamarracho. Si la proporción de mamarrachos supera a la de los edificios bellos la influencia será hacia la ausencia de belleza.  El límite que se reserva la decisión política es mínimo, se refiere solo a la altura y no la estética, o sea, el municipio, supuesto conductor, no participa en la construcción de la ciudad futura.  El promocionado Plan Regulador o maestro o como se llame, debería tener en cuenta el asunto de la estética, no se trata solo de mantener una escenografía de casas viejas al frente de edificios modernos o que la ciudad tenga forma de llave cruz, de martillo o de zapallo, se trata de que el resultado final tenga algo que ver con la belleza. Si la defensa de la historia produce un mamarracho habría que pensar seriamente si esa no es una política equivocada. Las generaciones futuras tendrán que vivir en una ciudad repleta de esperpentos y merecen un poco de piedad. No da muchas esperanzas observar como la Intendenta aguarda a que edificios en ruinas se conviertan en escombros, la única defensa de la estética es un cerco de chapa de 2 metros de alto, en pleno centro para tapar la histórica tapera de la esquina de Lehmann y Belgrano (Tómese esto último como ejemplo aclaratorio, para el caso de que alguien lo necesite para llenar el álbum de engendros que se multiplican en la ciudad).

2- LOS RESPONSABLES DE LA DISCRIMACIÓN DE LA JUVENTUD.
Cuando todas las actividades en una ciudad acusan un protagonismo de ciudadanos con más años por detrás que por delante, estamos complicados. Los responsables de esta situación son aquellos que no generan espacios para los jóvenes. El principal responsable es el Municipio. "Nosotros damos participación", dicen, y es cierto, incorporan jóvenes a la planta municipal, a la actividad rentada, cursos pagados por el gobierno nacional que cuando finalizan dejan a los jóvenes en pampa y la vía. Los jóvenes "incluídos" son los menos y casi siempre terminan siendo los "acomodados", léase minorías compuestas por amigos o parientes del gobierno de turno. La juventud, la gran mayoría de jóvenes (de eso estamos hablando), no tiene contención, no hay política para ellos. La Intendenta y su entorno parece creer que se puede generar participación sin invertir un solo peso, ninguneando a los muchachos que van a solicitar apoyo económico para concretar sus proyectos, a los músicos le proponen tocar gratis, a los actores los tienen abandonados sin propuesta alguna y al resto le cobran multa por no usar casco. Los esfuerzos privados por cubrir este vacío son notables, la fundaciones y emprendimientos individuales están a la orden del día, los clubes de fútbol y basquet que realizan un trabajo importante no reciben la atención que merecen, el Municipio, ausente, en la otra vereda, da pena. Nadie piensa en la ciudad futura, los jóvenes son la ciudad futura. Hoy las propuestas locales tienen un promedio de edad que asusta. Si formáramos nuestra opinión por los espectáculos teatrales locales de los últimos tiempos pensaríamos con justicia que nos encontramos ante una ciudad en la cual los jóvenes han emigrado, pronta a desaparecer. 

3- LOS RESPONSABLES DE LA SALUD DE LA POBLACIÓN
Los dueños de industrias que contaminan y, por supuesto, el Municipio no se toman suficientemente en serio el asunto. El papel del Municipio, es más gravoso, porque no le da demasiada importancia al problema aún sabiendo que está obrando mal o haciendo la "vista gorda". Hay leyes, ordenanzas que no se respetan, por supuesto que tampoco la autoridad las aplica, por temor o porque se han privilegiado otras cosas antes que la salud de la gente. En este tema hay un renuncio ético importante. Por parte de los industriales que contaminan y por parte del Municipio. Ambos privilegian los intereses de un sector minoritario por encima del bien común. En los primeros el interés es ganar la mayor cantidad de plata con el mínimo costo, en el gobierno, la genuflexión ante los que suponen poderosos en desmedro del resto. Nadie se inquieta, total la responsabilidad es hacia conjuntos difusos, la gente, los ciudadanos, la población, que, en definitiva somos "todos" y "nadie" a la vez. En el caso de la ciudad de Esperanza existe responsabilidad concreta sobre casos puntuales. Grupos ambientalistas han investigado y poseen pruebas concretas sobre la influencia nociva (cancerígena) de la contaminación en la salud de la población.  La responsabilidad moral de aquellos que participan de este flagelo, Industriales y Municipio es patente. Deben reparar el daño, el pasivo ambiental, comenzando por suspender toda acción que atente contra la vida de la gente.

4- LA CLASE DIRIGENTE
Tal vez, el desprecio por los proyectos de largo plazo, sea lo que hace la diferencia entre nuestra ciudad y otras del departamento.  El ejemplo más notable se da con Rafaela que, no hace mucho, se comparaba con Esperanza y hoy aparece como un destino inalcanzable. En la actualidad, quizá más que nunca, nuestros gobernantes aguardan, en una peligrosa actitud pasiva, que le lleguen los "estímulos" desde fuera. Solo mueven su pesada anatomía cuando las remesas periódicas de la Provincia o de la Nación se lo exigen y, a veces, ni siquiera eso, porque la indolencia les impide aprovechar en término esos recursos. Se conforman con dar destino a los exiguos fondos que aterrizan como "dádivas" desde otras cajas, como comisionistas rentados de vaya a saber que tenebrosa telaraña burocrática .  El Secretario de Hacienda publica en el boletín municipal de agosto números realmente patéticos, el fulano se "pavonea" (con foto y todo) de que, pagando 15 millones de pesos por mes entre sueldos y proveedores genera ingresos locales por solo diez. "Cuentas claras" dice el pibe, una joya, quién sabe lo que cree que está haciendo.
El demorado Parque Industrial, el palacio céntrico Stoessel en ruinas, la planta elevadora pendiente para continuar con la red cloacal, los caminos de tierra intransitables, son algunas muestras de una dramática lista de cosas pendientes que esperan el milagro. Asuntos vitales, algunos empezados y abandonados a su suerte por el mismo Municipio que parece carecer de la capacidad para resolverlos con éxito. La cultura de "desprecio por los recursos del públicos" mueve a la improvisación.  Nadie se siente parte del estado, los funcionarios, electos o no, se parecen cada vez más a una banda depredadora que va dejando destrucción a su paso.


DIRIGENTES SIN PREPARACIÓN
De la capacidad e inteligencia de quienes aspiran a conducir el Municipio, depende el futuro de la ciudad. ¿Quienes son? ¿Tienen posibilidades? Sería bueno anticiparse, aunque sea, para advertir a la población sobre posibles fracasos. Para eso es necesario despojarse de todo interés personal y arrancar con una especie de cruzada colectiva en pos del exclusivo éxito ciudadano. ¿Dificil? Es cierto, es complicado. Aunque no tanto como convencer a la gente de que todo se hace o se dice desinteresadamente. El pueblo, la gente, en realidad todos nosotros, damos por sentado que, oculto o a la vista, siempre existe un interés personal.
¿Habrá alguna persona entre los postulantes a cargos electivos para el 2015 que se  tome en serio los asuntos ciudadanos? Lo ocurrido en los últimos tiempos es bastante frustrante. El comportamiento de la mayoría de los elegidos se ha caracterizado más por pedir disculpas que por ocuparse de cosas concretas.
Se ha desperdiciado el tiempo en un juego de "toma y daca" entre la Intendenta y los concejales que terminó por atentar contra la poca fe de los contribuyentes. Lo único quer se ha probado en estos dos períodos Meiners, es que el papel del Concejo es irrelevante. Da lo mismo "aprobado" que "rechazado", la titular del "ejecutivo" nunca ejecuta nada. 

 
Facebook Twitter Linked in Reddit MySpace Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Hay dos clases de debilidad: la que se quiebra y la que se pliega.
James Russell Lowell (1819-1891)
Escritor estadounidense
Cotización del Dólar