AÑO 18

NUMERO 619

Cultura

Año: 11

Número: 543

LA NOVELA MUNICIPAL: "EL DESTAPE DE FERNANDEZ"

la-novela-municipal-el-destape-de-fernandez
“Tenemos que festejar el logro realizado con el Parque industrial”, dijo el Secretario Fernandez mientras pegaba un chicle debajo de la mesa.

- Ojo Miliki con lo que trae para comer.
- ¿Por qué señora?
- Recuerde que el otro día lo tuvimos que colgar boca abajo porque se atoró con polenta.
- Era polenta a “pico seco” señora –dijo Fernandez- eso no volverá a suceder porque traje una botella de champán.
- ¿Qué es lo que pasó con la polenta? –Quiso saber Gómez.
- El secretario Miliki se atoró con polenta, se puso azul y gracias a que pudo armar la palabra “Socorro” con unos grisines lo pudimos salvar...
- ¿Y quién lo vio primero?
- Blangini vio la palabra “socorro” escrita con grisines –contestó la señora alcaldesa.
- ¿Y que hizo?
- En lugar de ayudarlo agarró los grisines y le puso “¿Qué?”
- ¿Y Miliki?
- Le escribió “Me ahogo...”, entonces Elena le pegó en el lomo con el expediente del Plan de accesibilidad y lo pudimos componer.

Fernandez mientras tanto había decidido impresionar a los presentes abriendo una botella de champán.  Se escupió las manos y miró a todos. La secretaria de cultura que estaba al lado lo miró como diciendo “No vas a poder”.  Ya vas a ver, pensó Miliki, se puso la botella entre las piernas y agarró el tapón. Ni se movió.  Hizo otro intento y el corcho no salió. Dos Santos enarcó las cejas y sonrió. Miliki hizo otro intento. Nada.  Entonces Fernandez decidió hacer un último intento buscando energía en el fondo mismo de su naturaleza de varón y de policía retirado. Apretó fuerte la botella con las rodillas, los ojos se le salían de las órbitas. 

- ¡Aaaaahhhhh!
- ¿Qué pasó? ¿Salió?
- Se desmayó.

Entonces la señora alcaldesa ordenó sacar de inmediato al Secretario Fernandez del Salón de los tejemanejes. “Sáquenlo –dijo la señora- este no sabe ni destapar una sidra”.  Entre Dos Santos y Gomez arrastraron a Miliki hasta la puerta y lo soltaron por las escaleras. "Menos mal que la fuerza que hizo este animal no le salió por otro lado, porque iba a provocar otro desastre irreparable", dijo en voz curiosamente alta la señora Schnell.
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Un hecho vale más que todo un mundo de promesas.
Jacob Howell (c.1594-1666)
Escritor inglés
Cotización del Dólar