AÑO 18

NUMERO 61629

Novela

Año: 11

Número: 529

LA NOVELA MUNICIPAL. HOY: "INTIMIDAD"

la-novela-municipal-hoy-intimidad
La señora Meiners se encontraba entretenida guardando unas "patas de rana" que usara el día de la inundación cuando irrumpió en el despacho uno de sus asistentes más considerados, el tenedor de libros Alfonso Gómez. Alfonso, prolijamente vestido con una camisa rosada y una corbata finita, avanzó hacia la señora tratando de frotar sus zapatos contra sus pantalones para que brillen "al mango" como a él le gustaba. La reina del Salado estaba agachada guardando las patas de rana apuntando con su culo peligrosamente hacia Gómez. La señora ("Justo hoy, se tuvo que poner eso", pensó Alfonso) se cubría con un vestido de "Jersey" pegado al cuerpo que, merced a la incómoda posición, se había corrido hacia arriba más de la cuenta.

- ¿Usted tiene novia, Gómez? -dijo de pronto el trasero.

- Preferiría no hablar de eso, señora. -Contestó parco el Tenedor de Libros.

- Está bien -dijo el trasero cubierto con jersey.

El Secretario de Hacienda Alfonso Gómez cuidaba celosamente su vida privada, lo perturbaba que se banalizaran sus gustos íntimos. "Mi intimidad es mía" solía decir el jóven funcionario y nunca contestaba preguntas que incluyeran detalles de su vida puertas adentro. "A nadie le importa si estoy casado, soltero, tengo novia, novio o atiendo por los dos teléfonos" le gritó un día a una secretaria que pretendía saber si le gustaría ponerse un arito.

- Gómez, por favor, bájeme el vestido -ordenó la señora quién seguía de rodillas hurgando en el armario.

- Disculpe, pero preferiría no hacerlo. -se negó el contable.

- ¿Se está insubordinando, Gómez...? -increpó la Intendenta moviendo el glúteo derecho. 

- No es eso, señora, pero no acostumbro tocar a las damas, me abruma, no lo puedo evitar. -El jóven Alfonso dijo esto con los ojos cerrados. Evidentemente no podía soportar seguir mirando la retaguardia de su jefa expuesta con tanto desparpajo.

- ¿Es usted gay, Gómez? - quiso saber la señora.

- ¡Ni en pedo! - saltó el tenedor de libros sin abrir los ojos.

- ¿Qué pasa Gómez? ¿Qué tiene contra los gays? ¡No estará discriminando! -gritó Ana María poniéndose de rodillas ayudándose con la puertita del armario.- ¡Porque si me entero que está discriminando lo tengo que rajar, Gómez, me escuchó, lo rajo de inmediato! ¡Usted bien sabe que cualquier cosa se soporta pero, el "modelo", no admite la exclusión, ya me lo dijo Rossi el otro día! ¡Ojo con hablar mal de los negros y de los putos!

- No tengo nada contra los negros, señora. -se explicó el joven funcionario mientras se secaba una lágrima con la ordenanza tributaria 2013.

- Entonces, Gómez... ¿Por qué no me quiso bajar el vestido?

- No es mi estilo, señora.

- ¿Qué vio, Gómez, que fue lo que lo asustó?

La señora no alcanzó a terminar la frase. El perito mercantil Alfonso Gómez, categoría 19 de la administración Municipal, escapó, aprovechó una distracción de la Intendenta y desapareció del despacho. Ana María no se sorprendió demasiado por la sorpresiva desaparición de su tesorero, sacó un espejito y un lapiz labial de un monedero que descansaba sobre su escritorio, observó su rostro haciendo la seña del dos de oro. Se pintó los labios color bermellón. "Lo calenté" dijo en voz bajísima, después no pasó nada más, como siempre.
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
La sabiduría es hija de la experiencia.
Leonardo da Vinci (1452-1519)
Pintor, escultor e inventor italiano
Cotización del Dólar