AÑO 18

NUMERO 61629

Novela

Año: 10

Número: 513

EL GABINETE MEINERS TE HACE EL PESEBRE.

el-gabinete-meiners-te-hace-el-pesebre
"Señor Alfonso aquí está su traje de Papá Noel, comience a caracterizarse, por favor", eso dijo la señora alcaldesa, a los gritos, al secretario Gómez que llegaba retrasado al salón de los tejimanejes. La Intendenta ya se encontraba completamente vestida con el traje de Santa Claus, gorrito, chaqueta, botas, barba de algodón y bolsa al hombro, todo en blanco y rojo como debe ser.

- ¡Me extraña señor Gómez, dijimos a las diez de la mañana y usted me llega tarde!

- Señora, disculpe -dijo el secretario de hacienda visiblemente ruborizado-, tuve que hacer un cheque para la modista, sepa usted que no había gorra para Blangini en el mercado local.

- Blangini no necesita gorra, necesita turbante porque hace de rey mago.

- Es una gorra turbante, señora.

- Bien, Gómez, le aviso que no se haga el loco porque lo rajo a la mierda y listo.

- ¿A quién señora, a mí o a Blangini?

- A los dos.

Era pintoresco observar como discutían los dos "Papás Noel" uno gordo y otro flaco, (con todo respeto y con perdón del gordo). Para no ser injustos es necesario agregar que se encontraban presentes los señores secretarios Anza, Robledo, Schnell y Fernandez junto a los nombrados todos ataviados de acuerdo a las circunstancias. Las dos señoras como pastorcitas con vestiditos amplios de aldeanas alquilados, Fernandez de rey Herodes con pollerita corta y sandalias con tiras cruzadas en las pantorrillas y Anza como rey mago igual que Blangini. "Ustedes dos serán Melchor y el hermano, no les queda otra" ordenó la señora mientras se acomodaba las bombachas rojas y blancas.

-¿Dónde está lo oveja? -preguntó de pronto Ana María relojeando al gabinete.

- El encargado de traer la oveja era el señor Dos Santos, señora. -Respondió Gómez mirando hacia la puerta.

- ¿Dónde está Dos Santos?

La Secretaria de la Intendenta se asomó diciendo que el señor Dos Santos había estado preguntando si era lo mismo traer un perro lanudo o, en todo caso, un gato, porque se le hacía cuesta arriba conseguir una oveja.

- ¡Díganle a Dos Santos que se presente de inmediato, porque lo rajo!

Apenas unos minutos más tarde, con el gabinete totalmente caracterizado para los festejos de la Navidad, el arbolito con las guirnaldas al tope y el pesebre incompleto, apareció el morocho Dos Santos, disfrazado de pastorcito con bombachudos y musculosa, alpargatas y un conejo en la mano derecha. "Es todo lo que conseguí" se lamentó el petiso echando rodilla en tierra.

-¿Qué me hace Dos Santos? Una hora que lo estoy esperando y me cae con un conejo.

- Lo siento mucho señora, probé con un chancho pero gritaba como loco. 

El pesebre había sido construído por la carpintería del Municipio. Usaron un caño de desagüe como base y lo taparon con ramas de paraíso. Una estrella de tres puntas señalaba el lugar y la última campana de bronce del campanario completaba la escena. Gucho Alvarez era San José, la hija de la señora alcaldesa la Virgen María y Albarracín en cueros con un pañal azul celeste componía el papel del niñito Jesús.

- ¿Quién le dio permiso al abogado para participar? -preguntó la señora Robledo acomodándose un bretel.

- Se vino a ofrecer y el único lugar que quedaba era ese.

- ¿De dónde sacaron la cuna?

- No es una cuna propiamente dicha, es una carretilla que le alquilaron a Girolimeto y Engler.

Cuando llegó fotógrafo,  los protagonistas ya se estaban acomodando, la señora en primer plano con la bolsa al hombro, Dos Santos con el conejo como llegando del campo,  Gucho y la hija de la Intendenta al lado de la cuna donde retozaba incómodo el doctor Albarracín.

- ¿Cómo salió la foto institucional? -le preguntaron los periodistas a la señora, una vez concluído el asunto.

- Todo normal, aunque hubo un solo problema. Lo de siempre, tuvimos que repetir cinco veces la foto porque se nos colaba Figuretti Pirola... No había forma de sacarlo, es un tipo enfermo por las fotos. .

- ¿Y cómo lo solucionaron?

- Lo disfrazamos de camello.

Efectivamente, el camello que está en la foto es el senador Pirola. Se nota a la legua que tiene colocada una burda  careta del animal y que las jorobas se las hicieron con dos almohadas, pero pasa. Peor hubiera sido ver a "figuretti" colado en la foto a cara limpia. "Todo no se puede", dijo resollando la señora. 
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Jamás se desvía uno tan lejos como cuando cree conocer el camino.
Proverbio chino
Cotización del Dólar