AÑO 18

NUMERO 61629

Novela

Año: 10

Número: 455

LA NOVELA MUNICIPAL: "COMPAÑEROS SON LOS HUEVOS"

Luego del feriado largo, pudo verse a ambos secretarios de Obras y Servicios Públicos jugando a la bolita en el pasillo común entre oficinas que comparten. Tanto Aldo como Oreste tenían su correspondiente "puntera" que guardaban celosamente desde la infancia, preciada bolita de porcelana que sacaron para recordar los viejos tiempos. Como hoyo usaron un tintero que quedaba de la época del Intendente Breques. El partido continuó sin novedad y hasta con alegría por bastante tiempo hasta que el señor Aldo Vega, con un bulón que extrajo de entre sus ropas, le partió la "puntera a Blangini. Con la bolita entre sus manos, el arquitecto, haciendo un esfuerzo para no llorar, suspendió el partido. Aldo Vega hizo media vuelta y a paso de procesión se metió en su oficina. Desde ese desgraciado suceso, las gargantas municipales, aseguran que ambos funcionarios han dejado de saludarse.

-¡Eso es una burda mentira! -dijo con expresa indignación el negro Blangini- ¡Jamás dejaría de saludar al compañero Aldo Vega!
-¡Compañeros son los huevos! -respondió Aldo desde su reducto.

Recordemos que Vega no tiene raíces peronistas. "Más bien lo contrario" aclaró el "militante" albarricinista Gucho Alvarez mientras entraba a la oficina de Compras donde revista un pariente. "Aldo Vega no es peronista, por el contrario, es bastante gorila, que no se tome esto como un insulto, el hecho de ser gorila y participar del gobierno de la señora Meiners, habla muy bien del fulano,  no es fácil para un gorila, aguantar lo que tiene que aguantar".

- Pero señor Vega, usted tiene que entender que nosotros los Justicialistas, somos amantes de las festicholas, nos gusta más el feriado largo pago que venir a trabajar, entre la casa y el trabajo, preferimos la casa, así es el pueblo peroncho...-le aclaraba con dulzura la señora compañera peronacha de la primera hora Elsa Schnell mientras le arrojaba un rollo de serpentina.

-¿Por ese corso pedorro, nos atrasamos dos días? ¿A usted le parece bien, esto es lo que vamos a hacer hasta el 2015?
- Pero, compañero...
- Compañeros son los huevos.

-¿Señor, podemos sacar la basura? -preguntó La secretaria de Aldo que entraba en ese instante con tres bolsitas, una chorreando yerba.
- Ya le dije que avise antes de entrar.
- No puedo, tengo las manos ocupadas ¿Sacamos o no sacamos las bolsitas?
- Pregunte a los "cabecitas negras" si salen hoy.
- Ya pregunté señor Vega, dicen que no tienen gas oil.
- ¡Llevele gas oil!
- Dicen que tienen una goma del camión pinchada.

El secretario Vega ya se había arrancado un mechón de pelo y echaba espuma por la boca. "La señora Intendenta lo requiere de inmediato" le gritó el sereno desde el pasillo. "Hay una cola de gente que se queja  porque la han cagado las palomas".

-¡La señora que espere! ¡Los de la caca de paloma que saquen número! ¡Los negros del corralón que me esperen formados en el patio! -gritó lleno de furia el secretario rascandose la bragueta.
-¿Y qué le digo a la señora alcaldesa, compañero...?
- ¿Compañeros? ¡Compañeros son los huevos!

El señor secretario de Servicios Públicos desapareció al tranco por los portales y no se supo más de él por esa jornada. Mientras tanto, su colega, Oreste, habiendo suspendido todas las audiencias, allí quedó, haciendo puchero, triste, mirando con angustia los restos de su bolita de porcelana, blanca y colorada, una "japonesa" decía entre sollozos...

-¿Oreste, cuando vamos a cerrar la plaza?
- ¡Primero tengo que cerrar esta herida que tengo en el corazón!
- ¿Oreste, quien te partió el corazón?
- Vega, el impertérrito, el cruel, me partió la bolita de la infancia y con ella el corazón.
- Vega, amigo, tu colega, tu colaborador, tu compañero.
- Compañeros son los huevos. -retrucó Blangini secándose el llanto con el plano del cerramiento de la plaza.
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría.
Proverbio árabe
Cotización del Dólar