AÑO 18

NUMERO 61629

Política

Año: 1

Número: 14

El asunto del chupi. Pelear por pelear sale más caro

Una ciudad enemistada por temas menores es una ciudad que -por lo menos- pierde el tiempo. O, en todo caso, prefiere entretenerse con discusiones que no la llevan muy lejos. Como se resuelva el asunto de la ordenanza que limita el consumo de alcohol, hoy parecería ser lo de menos. Si un tipo compra o no compra un porrón antes o después de las 10 de la noche no va a influir en la suerte del mundo, eso es seguro. Pero si unos cuantos hombres (hombres grandes) discuten día y noche sobre si es o no justo que un kiosco tenga un freezer, eso sí es un motivo de preocupación. Vemos a unos tipos teorizando sobre las libertades humanas, el derecho al libre comercio y la represión, arrancando (Salud Socrates) de la simple premisa de que un horario movido llama a la reflexión, a la preocupación y hasta a la investigación sicológica diría yo. Pero ahora, mira vos, resulta que hay treinta comerciantes que sí pueden vender porrones después de las diez de la noche. Estos son los que presentaron un (oneroso) recurso de queja en la justicia ya ahora tienen 45 días para inundar de cerveza la ciudad (¿Cuántos porrones hay que vender para pagar a los abogados?). Pero eso no importa. la pregunta del millón es la que sigue: ¿Qué ha cambiado? No sé, tal vez nada ha cambiado, solo que unos cajones que se vendían antes de un horario,  pasarán a venderse por 45 días, a toda hora. En cuanto a los males que ha provocado esta situación, son unos cuantos. El primero que se ve es el aumento de la bronca entre ambos contendientes, o sea, algunos dueños de seudobares y los representantes oficiales. Otra cosa fea es la creciente arrogancia de los jóvenes chupandines que parececen burlarse de las reglas alzando porrones a troche moche desafiantes y ridículos. Mala cosa, porque queda feo, cosa ordinaria digamos. ¿Qué dice la gente que viene de visita? Y... imaginate, no creo que la cosa mueva a pensar que nuestros jóvenes son piolas. Educados, menos. Y eso habla mal de nosotros, de la ciudad: "jóvenes mal educados, adultos medio brutos", eso dice la ecuación ¿viste?. Bueno, cualquier cosa que sirva para restar, es mala, cuando no, muy mala, y en este caso, tenga quien tenga razón para lo único que sirve esta ridícula controversia es para dividir, unos de un lado, otros del otro, insultados e insultantes, probos y réprobos, valientes y cobardes. Mala cosa. Nosotros seguimos sosteniendo que el Municipio debe aquietar su ímpetu y que, de inmediato, debe entrar a la cancha el señor Juez con su legislación abundante y suficiente. Su equipo de policías cumplirán seguramente un buen papel, impedirán que avancen los borrachos, demorarán a los que rebolean botellas de porrón en la plaza y apretarán la marca sobre los adultos que le venden alcohol a menores.  Eso es lo que hay que hacer, la ley está, no es necesario inventar nada.  
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Vigilando, laborando y meditando todas las cosas prosperan.
Salustio, Caius Sallustius Crispus (85-35 a. C.)
Historiador latino
Cotización del Dólar