AÑO 18

NUMERO 61629

Política

Año: 1

Número: 8

¿Donde me pongo?

1-Una concentración de Miércoles
Aparte de la lectura positiva que pueda hacerse de la actitud de algunos que ven estas expresiones como un avance notable en la conciencia ciudadana, sería un despropósito decir que (dado el motivo del llamado) la cosa fue masiva, incuestionable o que fue un éxito. No: fue pobre. Aunque conociendo el paño, convengamos que para Esperanza, merced a la idiosincrasia (¿suiza?) de sus habitantes (¿serán plomos los suizos?) y el poco afecto que le tiene la ciudad a estas cosas ¿(poco afecto a sí misma?), se podría decir que las dos mil personas que se juntaron el miércoles son equivalentes a una Plaza de Mayo completa en la época de Perón. Pero igual, no es el caso, porque la gente debe manifestarse por lo que le interesa. Se siente que todos están de acuerdo, que todos apoyan la movida, pero ¿qué pasa? ¿nadie hace un gesto, nadie dice lo que siente, nadie mueve un dedo?. ¿Por qué? ¿Defecciona solo la gente? ¿Es apática la gente por cuenta propia o porque adolece de dirigentes con convicciones? (Eso, en el caso que haya dirigentes, se entiende).

2-¿Dirigentes “miti miti”?
Dios y el diablo son irreconciliables. Eso lo sabemos todos. Pero es cierto que algunos (¿Sin darse cuenta?),  por un lado convocan a repudiar y por otro son cofrades de los mismos repudiados. ¡Ah, claro!  -me dirá el  que lee-: “lo que pasa es que la institución que convoca está en una posición y el partido al que pertenece el hombre está en otra.” El no tiene la culpa. ¿No tiene la culpa o no tiene vergüenza? Por supuesto que estamos acostumbrados a esta teoría maniática de la doble personalidad. Una cosa es el tipo -dicen- cuando hace de secretario del Centro Comercial Pirulo y otra cosa es el tipo como miembro de la conducción del Partido Democrático paparulo.
-¡Claro! ¡Por eso repudia por un lado y es repudiado por el otro!
Pero ojo, que la gente percibe estas cosas,  se cansa de tanto ir y venir, se cansa de los dirigentes travestidos y se pudre de tanto verso.
-¿Y entonces? ¿qué hace la gente?
-No va, adhiere pero no va.
No va porque es un poco remisa a ir a los actos, es cierto, pero hay que reconocer que los que convocan, tampoco tienen uñas para guitarrero. Parecería que hay tipos que se meten en las instituciones (lo cual es muy loable), llegan hasta cierto punto y después se asustan. O no les alcanza el elástico. Tampoco es para cortarse las venas si la cadena queda corta, si te da “no sé qué” subirte a la tarima, o (¿por qué no?) te morís de vergüenza,  no te gusta gritar o subestimaste toda la vida a los cosos que se dedican a la política y ahora te das cuenta que no es tan fácil la cosa.  Estos actos sirven para darse cuenta quien puede y quien no puede. Porque querer (digan lo que digan), lo que se dice “querer”... quieren todos. Pero hoy, la gente se avivó, no sale a buscar a nadie, ni se come el sapo del “prohombre que trabaja en las fuerzas vivas”, no, la gente, en este bendito país quiere ver los pingos en la cancha. Gracias a Dios. 
3-Cotillón
No se puede convocar y después esconderse. Eso de decir que no quieren saber nada con la política me hace acordar al tipo que dice: “yo no te voy a joder, loco”. ¡Se supone que no me vas a joder! ¡Qué tenés que aclarar! ¿No será que querés que baje la guardia para joderme?
En esto de los dirigentes ineptos, tengo que reconocer (con todo respeto),  que es bastante difícil decir algo bueno. Las causas de esta “frustración”, “confusión”, “bastardía” (o como quieran llamarle) que padece no solo Esperanza sino la Nación entera, no son materiales sino morales. “Este país no ha tenido suerte” dicen algunos historiadores como Irazusta y Ernesto Palacio. Aunque parece que lo que no ha tenido la Argentina son dirigentes, y menos dirigentes corajudos y generosos. ¿Adonde vamos a ir con tipos que primero van para el sur y después se arrepienten y quieren ir para el norte? O peor todavía, ya que acá se da el caso de más de uno que pretende ir para el norte y para el sur al mismo tiempo.
Se paga caro el nacer en la Argentina, se paga caro porque vale mucho. (Quizás). Puede que eso sea una señal de predestinación. Pero la tierra sola no te mata, a veces vos te matás también, porque en vez de servirla en humildad, paciencia y fortaleza te aprovechás de la bonanza de la gente para hacerte rico o para hacerte el agrandado, cosa que termina haciéndote puré porque la gente se da cuenta tarde o temprano. Y cuando la necesitás, la llamás y no te da pelota. (Lo bien que hace porque yo con vos de jefe no voy ni a la esquina).
 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
No perdamos nada del pasado. Sólo con el pasado se forma el porvenir.
Anatole France (1844-1924)
Escritor francés
Cotización del Dólar