AÑO 18

NUMERO 617

Humor

Año: 2

Número: 127

Ojo, que el ratón de Valais está soñando cosas de acá

ojo-que-el-raton-de-valais-esta-sonando-cosas-de-aca

El ratón de Valais
HOY: soñar y nada más
 
Los ronquidos del ratón que se hace llamar de Valais atronaban en la madriguera hogar que luce su fachada redonda estilo cueva de ratón con salida a la prometedora calle del General José de San Martín, justo frente al severo edificio de la Unidad Regional y (por si esto fuera poco), en la gran ciudad que los esperantos disfrutan, a orillas del Salado, entre oro de trigales.  La penumbra amarillenta que se colaba por las hendijas del cubil, anunciaba la mañana de un sábado más, en un ambiente salvaje pero careta, las luces de la mañana   alumbraban la silueta acurrucada del atorrante animalejo, el cual se encontraba, siendo como eran apenas las 10 a.m, muy lejos de abandonar las placenteras lanas que protegían su letargo.

¿Qué soñaba el bicho de Valais? ¿Sueñan acaso estos atorrantes mamíferos o solo se desmayan en medio de los acogedores nidos que construyen?
Veamos. Tal vez, si tuviéramos la habilidad del gran mago e ilusionista Mac Rubens, señor de la magia que en otros tiempos asombrara con sus trucos a la comarca, podríamos, sin duda,  apreciar con toda claridad  (¨Casi como en una película¨ -según el Comisario-),  lo que en ese momento estaba soñando el bicho.
-¡Y no saldrían de vuestro asombro, señores...! ¡Escuchen si quieren saciar vuestra curiosidad! ¡Atenti que ya les encajo los sueños ¨uno¨ y ¨dos¨-habló con sonambulesca prosapia el gran ratón de Valais abriendo un solo ojo para después cerrarlo y continuar durmiendo plácidamente.) Y en honor a la verdad el bicho dicen que dijo:
 
(SUEÑO DE RATON UNO)
-¿Estás soñando gran Ratón o estás despierto? -preguntó de pronto la princesa ¨Ana la rubia de lentes¨, mientras se acomodaba la pollerita amarillo patito-
-Estoy soñando...
-¿Qué sueñas, bello animal, si se puede saber?
-Sueño que voy navegando por el río Salado en una balsa de troncos y se me aparecen tres miembros de la comisión directiva del Club de Caza y pesca, los tres con cara y bigotes de moncholo....
-¿Y que es lo que quieren de ti, pequeño...?
-Quieren que le sirva de carnada para sus herramientas de pesca...
-¡Oh, Dios mío, qué horror! ¿Debo acaso despertarte para que no te atrapen?
-No, no es necesario, ya se van saltando por el río con sus cuerpos humanos y sus caras de moncholo, son como sirenas al revés, señorita Ana ...
-¿Y por qué se han ido, pequeño?
-Porque los pescadores con cabeza de pescado, han divisado una sirena amarilla que iluminó el río...
-¿Era hermosa?
-Tenía su cara y sus zapatos amarrillos, princesa Ana.
-¿Y si la alcanzan...la respetarán?
-Son hombres de río, gran señora.

(SUEÑO DE RATON DOS)
-¿Qué es lo que sueñas ahora pequeño ratón de la pampa? -Preguntó el gran Caponino mientras mordía un pastel de salchicha suizo-
-¡Ah, señor, si usted supiera..!  Sueño que estamos usted y yo recorriendo las calles de Vietnan en un triciclo señor, el que pedalea es su chofer Martín Corena y, lo realmente curioso es que yo soy un ser humano gran visir, me dicen ¨laucha¨ y me siento ratón, pero no importa, es tan hermoso, han colocado una foto nuestra gigantesca en la avenida más importante de Saigón...
-¡Una foto gigante! ¡En Saigón! ¿Y quién está en la foto?
- Está usted señor, estoy yo y en el medio el gran líder Ho Chi Minh
-¡Ho Chi Minh! ¡El gran líder de la República Democrática de Vietnam!¡Qué gran honor, esa es la única foto que no tengo! ¡Y nada menos que en una avenida de la gran ciudad de Saigón! ¡Esto es un sueño! ¡Con lo que me gustan las fotos! -El Califa gringo estaba feliz-
-Así es señor, aunque hay algo más... -agregó en sueños el ratón-
-¡Qué más, qué más! ¿Acaso otra foto?
-No señor, no es otra foto es la misma en que estamos usted, yo y Ho Chi Ming ...
-¡Que pasa con la foto! ¡Los amarillos la han sacado acaso! ¡Llamen a Celano!
-No señor, nada de eso, solo que... -titubeó esotérico el ratón de Valais-
-¡Qué pasa con la foto! ¡Habla de una vez pequeño roedor!
-En la foto está usted señor, se lo ve perfecto... También estoy yo, que aparezco como un ratón con silueta humana, igual soy yo,  pero Ho Chi Minh, señor...
-¿Qué pasa con Ho Chi Minh?
-Tiene la cara de don Carlos, señor, el Senafacha, la cara del gran Senador del Salado...

Dicen los que cuentan, que después de lo dicho el ratón cayó en la más absoluta parálisis, que con la lengua acalambrada y dura como una lengua acalambrada, fue a hundirse en sueños tan profundos y tan oscuros que ni siquiera un mago como Mac Rubens podría siquiera dilucidar sus intrincados argumentos. En cuanto a lo que se escribió arriba, debemos decir que solo responde a la dudosa certeza de la tradición oral. ¿Qué cómo es que se supo entender lo que el animal dijo? ¿Y como se ingresó a la cueva del ratón de Valais para escuchar al soñador? Eso es un problema del lector, nadie que yo sepa tiene esas respuestas, creer o reventar, es la consigna. Hemos dicho.  

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
El espíritu humano avanza de continuo, pero siempre en espiral.
Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832)
Poeta y dramaturgo alemán
Cotización del Dólar