AÑO 18

NUMERO 617

Actualidad

Año: 13

Número: 601

SIGUE LA NOVELA MUNICIPAL

"La Intedenta deportiva"

sigue-la-novela-municipalbr-br-la-intedenta-deportiva

-¿Por qué está así vestida?
- ¿Quién?
- La señora.
- ¿Cómo así vestida?
-Así, como si viniera de correr una maratón.
- Viene de inaugurar un campeonato de fútblo juvenil o algo así.

La primera dama tenía una calza azul con rayas blancas y unas zapatillas con doble suela y resorte en los talones, demasiado grandes para mi gusto. En la cabeza lucía una vincha amarilla y el buzo que cubría la parte de arriba de su anatomía estaba tirante como para explotar. Entró al despacho levantando las patas como para no tropezar con semejantes tamangos mientras gritaba que llamen a Gómez.

- A sus órdenes señora -dijo Gómez.

La alcaldesa se estaba sacando las zapatillas, agachada, a duras penas, colorada como huevo recién rascado, cuando vio a su ladero en la puerta.

-¿Quién fue el de la idea de que yo vaya así disfrazada a la cancha de Mitre? -dijo la señora.
- A la secretaria de Cultura y deportes le pareció adecuado, señora.
- Que venga. 

La secretaria Robledo entró mirando para todos lados y masticando un sánguche de miga. El primer zapatillazo pegó contra la puerta. El segundo zapatillazo le arrancó el vasito de coca cola que tenía en la mano derecha. La alcaldesa seguía colorada como huevo de polaco y gritando que "que sea la última vez que la hacen hacer el ridículo en la cancha de Mitre". 

-Ahora usted Gómez y usted -dijo señalando a la de cultura- ayúdenme a sacarme el buzo.
-Está bien señora a sus órdenes -dijo Gómez. 

Ambos ministros hicieron un primer intento tratando de sacarle el buzo a la Intendenta. Por supuesto fracasaron. Entonces Gómez hizo llamar al Secretario de Obras Públicas. "Seguro sabe" dijo Gómez. Cuando el Secretario de Obras fue impuesto de la situación, miró a la señora, miró el buzo como estaba encajado y dijo: "Señora póngase en cuatro patas sobre el escritorio". La señora se resistió primero, pero con tal de sacarse el buzo -dijo- yo hago cualquier cosa. Se puso en cuatro patas sobre el escritorio y entonces Franconi, el de Obras Públicas, le dijo a Robledo (de cultura) que se ponga detrás y le tome las piernas. Eso hizo Robledo mientras los dos hombres iban por delante tomando el buzo por las mangas. A la cuenta de tres, tiraron con fuerza, quedando la Intendenta en el medio estirada como para una carneada en situación tan ridícula que mejor no se describa por cuestiones de seguridad municipal. 

-¿Y, qué pasó?
- Qué pasó con qué...
-Con el buzo... ¿pudieron o no pudieron?
-Pudieron, pero parece que la señora no les habla a ninguno de los tres que la ayudaron. 
- Y Gómez qué dice. 
- Que no se puede contar que ocurrió una desgracia. 
-Qué lo parió.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
No encuentres la falta; encuentra el remedio.
Henry Ford (1863-1947)
Industrial estadounidense
Cotización del Dólar