AÑO 18

NUMERO 617

Opinión

Año: 12

Número: 578

LA BELLA DURMIENTE EN APUROS.

la-bella-durmiente-en-apuros

A veces todo cambia de negro a blanco de la noche a la mañana. Parece que está todo igual pero no está todo igual. Ayer uno decía "estamos bien" y el coro a nuestro alrededor repetía "la señora tiene razón, está todo bien". La Intendenta entraba a su despacho y con buen ánimo recibía a sus colaboradores, "hagan lo de siempre" les decía y los tipos hacían lo de siempre, iban a sus oficinas, se aseguraban que las cuentas bancarias tengan lo suficiente, que el gobierno de la provincia haya depositado las remesas y corrían al despacho de la alcaldesa con los números en la mano. Tenemos cien, tenemos mil, decían sonrientes, para que la primera dama les ordenara gastar cinco o diez. "Porque si tengo los recursos gasto -esa era la consigna de Ana María de los Angeles- pero si no tengo los recursos no gasto". Jornadas normales. Todo el mundo encolumnado detrás de los supuestos votos triunfantes de la reina madre. "Sí señora, sí señora", un día normal, como tantos de los casi 8 años que lleva la doña en el sillón. Día tranquilo, sin sobresaltos, días enyesados, pura pensamientos, elucubraciones, "si hiciéramos esto, si hiciéramos lo otro", apenas decisiones para cambiar la dirección de una calle o comprar una bolsa de cemento. Lo máximo ir a una concesionaria para comprar (con la plata que llegaba con destino preciso) un tractorcito o una camioneta. ¿Está la plata? Sí, señora, está la plata. Entonces compren. Entonces gasten. Ese sistema de verdulería, alejado del coraje de los créditos, en un país con inflación desbordada, donde es necesario deber para no fundirse, es lo que hartó a la gente. No se puede estar casi una década sentada y no tener nada para mostrar. Todo empezado, todo por hacer, todo hecho, inciado por otros, por el Cicae, por la provincia, por la Nación, por la misma gente que pone y pone para hacerse el pavimento. 

Parece mentira pero todo ese parsimonioso andar está en peligro. Los votos que antes sobraban ahora faltan. Tanto pensar en las interminables jornadas siesteras de un gobierno somnoliento y olvidaron que en ocho años los que tenían veinte ahora tienen veintiocho. Uno de treinta no tiene las mismas urgencias que uno de veintidos. Los muchachos crecieron, están podridos de esperar, señora. Necesitan hacerse la casa, una casita en el territorio de una gestión que hizo una sola casa. "Vamos a hacer, estamos haciendo, el instituto del habitat con un director flaco y desaparecido, estamos ordenando, estamos...". Estamos podridos de esperar. El mismo pavimento (QUE PAGA LA GENTE) camina tan lento que muchos frentistas piensan que se les pasará la vida sin que lo vean terminado. El tiempo pasa. La única obligación de la alcaldesa era procurar un sistema de financiación sencillo y posible (sin poner ella la plata porque la plata LA PONE LA GENTE), organizar la plata ajena para que la obra se pueda pagar en el menor tiempo posible. Eso era lo que tenía que hacer y lo hizo todo mal. La gente no puede pagar o no podrá dentro de un corto tiempo.

Demasiados votos para tan poca cosa. La gente que parece tenerle paciencia hasta el hartazgo a la señora es mucha todavía. En lugar de estar triste debería estar contenta. Se va, tal vez, con unos cuantos que quisieran que se quede. "Me voy a mi casa con la frente alta" dijo la Intendenta. Gran diferencia con su oponente que gana tiempo formando su gabinete. "Me voy con las alforjas llenas de orgullo y respeto",  eso y entregar el rosquete es lo mismo. Mientras tanto el radical es una pelotita de nervios, va y viene, hace contactos, piensa, pide recursos, se mueve. Otra cosa. Mientras tanto la señora se deja copar por su imagen cansada, su enojo indisimulable que se come al personaje de buena mujer, pausada y tranquila. Su aplastamiento que queda impreso en todas las fotos como en la foto que tenemos para ilustrar esta nota y que agradecemos a nuestros colegas. Miren lo que decimos, pasen y vean, más claro, echale agua.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Los cautos rara vez se equivocan.
Confucio (551-479 a. C.)
Filósofo chino
Cotización del Dólar