AÑO 18

NUMERO 617

Novela

Año: 12

Número: 578

HISTORIAS ULTRA SECRETAS: "EL COLO Y LA INSEGURIDAD"

historias-ultra-secretas-el-colo-y-la-inseguridad

 Un asunto que tiene en jaque a todos los gobiernos es el de la inseguridad. Muchos robos y escruches cansan al electorado. Aunque la gente siempre se las ingenia para engañar a los chorros.

El "Colo" y la inseguridad

-¿Cual es mayor problema que tienen que resolver los políticos si quieren ganar, Cammisi inclusive? -dijo el Colo mientras miraba por la ventana del boliche de Córdoba y Jannsen.

-El asunto de los afanos, ese sí que es un problema -dijo el bolichero- el otro día me afanaron un calzoncillo que había dejado en el alambre para que se seque.

- Ahí está, esa es una buena costumbre para prevenir robos -intervino un policía jubilado con un bigote tanguero.

- ¿A cual costumbre se refiere usted mi sargento? -preguntó el petiso de siempre.

- La costumbre de dejar ropa tendida. El ladrón ve el calzoncillo en la soga y dice "hay gente" y se va.

- También puede decir "no se le seca" -aportó el petiso.

- Mirá que casualidad, el otro día tenía una cena en el club y le digo a mi mujer "dame los calzoncillos" y ella me dice "no se secaron" y yo le dije "dámelos igual" -dijo el Colo que ahora se había arrimado al mostrador a esperar una cerveza.

-No le quiero preguntar don Colo por qué usted tiene un solo calzoncillo, pero sí le voy a preguntar qué es lo que hizo con la prenda mojada. -quiso saber el bolichero.

- Lo puse en el horno microondas.

- Buena idea -dijo el petiso.

- No tan buena -dijo el Colo- cuando entré al Club, la mujer del encargado quiso saber adonde iba tan bien preparado.

- ¿Por qué, se había puesto las bombachas de combate? -se interesó el sargento retirado.

- Parece que el calzoncillo echaba humo -dijo el Colo.

- No me diga que le levantó temperatura... -afirmó el bolichero.

- Como será la humareda que hacía que la mujer del encargado le dijo "Aprendé" al marido.

- Claro, la señora creyó que usted era un semental en erupción don Colo -dijo el sargento.

- Por el humo. -dijo el petiso.

- Era vapor. -dijo el Colo-

- No hay que meter cosas raras en el microondas. -dijo el bolichero.

- Pobre esa gente que me tuvo que aguantar toda la cena, parecía el Charly García, parecía. Cuando llegué a mi casa mi señora me preguntó si no me daba vergüenza andar así por la calle.

- ¿Seguía humeando? -dijo el bolichero.

- Parece que el calor del cuerpo lo potenciaba.

- De no creer don Colo -dijo el sargento retirado.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
La existencia dividida por la razón deja siempre un resto.
Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832)
Poeta y dramaturgo alemán
Cotización del Dólar