AÑO 18

NUMERO 617

Novela

Año: 12

Número: 567

LAS HISTORIAS DEL "COLO" (NO SE LO CUENTES A NADIE)

las-historias-del-colo-no-se-lo-cuentes-a-nadie

-Muchas veces -dijo el Colo-la gente 70-461 camina torcido porque no puede hacer otra cosa.
-Como el gobierno, don Colo -dijo un petiso orejudo que miraba por la ventana del bar de la calle Janssen.
- Usted lo dijo camarada y eso me trae el recuerdo de un tipo que tenía los pies al revés.
-¡Sonamos, se viene otro bolazo a quemarropa! -se quejó el bolichero pasando el trapo rejilla a la única mesa de parroquianos.
-Al principio nadie se daba cuenta, pero un día vieron que tenía los dos dedos chicos del lado de adentro.
- Oiga -dijo el petiso mirándose las patas- la lógica impone que de ese lado que usted dice estén los dos gordos.
-Ahí está el huevo y no lo pisen, porque este tenía los dos chiquitos adentro. Lo llevaron al hospital y el fulano decía "¿qué pasa doctor, si yo camino bien?". Y efectivamente, el tipo caminaba bien, pero no es el caso. ¡Imagínense como queda en el Balneario Municipal un tipo con los dedos al revés...! ¡A ver, cruce las piernas -dicen que le dijo el doctor- ve, así tiene que quedar!
- Esto no se puede creer, las cosas que inventan algunos para justificar la vagancia. -dijo una señora de ruleros que había entrado al boliche por un sifón de soda.
-Bueno, no orejee si le molesta -continuó el Colo ignorando a la vieja-, la cosa es que tuvimos que operarlo, eso sí, había que cortar y cambiar los pies. Organizamos una colecta porque tenían que actuar dos médicos especialistas en tecnología nuclear. Se importaron dos cirujanos de Estados Unidos que habían aprendido medicina en la NASA y para verificar que todo salga perfecto trajimos a un japonés que era una eminencia en Tokio. Cada uno se vino con su instrumental y los tres sabían, por la tecnología cibernética, el lugar exacto donde tenían que cortar. El corte debía ser milimétrico, perfecto, para de inmediato transplantar y coser.
-La verdad, don Colo,  usted da tantas precisiones que me deja con la boca abierta -dijo el bolichero rascándose la cabeza mientras le ofrecía una cerveza- Ahora, si no es mucho pedir, me podría decir dónde, el japonés y los otros  decidieron hacer el corte.
- A la altura de las medias. -dijo el Colo empinando la birra.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Cuatro cosas es necesario extinguir en su principio: las deudas, el fuego, los enemigos y la enfermedad.
Confucio (551-479 a. C.)
Filósofo chino
Cotización del Dólar