AÑO 18

NUMERO 617

Novela

Año: 12

Número: 567

LA NOVELA MUNICIPAL. CURIOSA FORMA DE CALCULAR LA TASA.

la-novela-municipal-curiosa-forma-de-calcular-la-tasa

"Señores, a continuación, procederemos a arrojar la perinola, para determinar a cuanto asciende el aumento de tasas para las diversas zonas"  -dijo el locutor oficial, un petiso pelado parecido a Navarrete el que trabaja con Tinelli.
-¿Qué es una perinola? -preguntó al arquitecto Blangini una rubia responsable de turismo.
Oreste Blangini despertó de su sueño en el cual estaban prolijamente arreglados los badenes de la plaza San Martín y le explicó a la chica que una "perinola" era una especie de trompito hexagonal en cuyas caras uno podía encontrar distintas opciones y que para el caso de las tasas se había colocado en cada canto las siguientes inscripciones: 30%, 40%, 50%, 60%,70% y 100%.
"La señora Intendenta Municipal inaugurará el nuevo sistema de zonificación tributaria arrojando por primera vez la perinola". -dijo el pelado y la banda arremetió con unos acordes.
La alcaldesa se arrimó y tomó el artefacto. Un solo de clarinete la acompañó remarcando sus gestos. La primera dama levantó la perinola y mostró a los presentes que "nada por aquí y nada por allá" y enseguida gritó que "¡pare la música!" como si fuera Jhonny Allon y se dispuso a arrojar el trompo a la vista de los presentes. 
"Este porcentaje corresponderá a la zona Este donde su excelencia la señora Intendenta Municipal posee diversas propiedades con origen en sus ancestros y en sus actividades en el rubro de la salud cuando se desempeñaba como enfermera diplomada"
Un aplauso discreto selló las palabras del petiso. A continuación la señora realizó dos o tres intentos fallidos en los cuales la perinola fue a parar a sendos rincones del salón.  Cuando la Intendenta volvió a tomar (por tercera o cuarta vez) el trompo, antes de arrojarlo al piso, observó con el ceño fruncido al auditorio donde se habían escuchado algunas risitas. Apoyó la perinola contra el suelo y de inmediato surgió un redoble de tambor. Hizo fuerza para proceder y le subieron peligrosamente los colores a los cachetes. Esta vez, sin embargo, todo salió a la perfección, el adminículo giraba silencioso merced a la fuerza de la dama del Salado, se congeló, se movió hacia un costado y acto seguido comenzó a tambalearse y rodó por el suelo hasta que se detuvo.
"Bien señores, la zona Este, la zona del Polideportivo pagará.... pagaráááá...." gritaba el locutor mientras se acercaba a la perinola blanca que yacía en un rincón fuera de la vista de todos.
"Pagaráááááááá..." repitió el fulano mientras el tambor atronaba en el salón.
"¡Pagará... el 100%!",  gritó el tipo y la banda entró con la marcha peronista.
- ¡Qué pare la música! -gritó fuera de sí la alcaldesa. El tambor paró, todos pararon. Los presentes se paralizaron. En honor a la verdad no volaba ni una mosca. Lentamente la gran señora se acercó al lugar donde se encontraba la perinola que deschavaba el horrible 100%, se agachó haciendo chillar las rodillas, y como si estuviera atajando penales tomó el trompo blanco entre sus manos y lo arrojó con fuerza por los ventanales. Después miró con bronca a todos los que allí se encontraban y dijo.
-  No vale. Va de nuevo.
Y después agregó las siguientes palabras (irreproducibles) en dirección al petiso pelado que oficiaba de locutor: LPMQTRP.  Enseguida desapareció del salón sin saludar.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
El espíritu humano avanza de continuo, pero siempre en espiral.
Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832)
Poeta y dramaturgo alemán
Cotización del Dólar