AÑO 18

NUMERO 617

Novela

Año: 12

Número: 566

LA NOVELA MUNICIPAL. HOY: EL BONAZO DE FIN DE AÑO

la-novela-municipal-hoy-el-bonazo-de-fin-de-ano

La señora alcaldesa venía de una reunión donde autoridades provinciales entregaron dinero a los fundadores del Parque Industrial. Mucho tiempo parada, la primera dama, no veía la hora de sacarse los zapatos. Cuando entró el Tenedor de Libros y secretario de hacienda Gómez al despacho, la alcaldesa tenía los pies en una palangana con agua y sal.
- ¿Qué quiere Gómez?
- Vengo por el asunto del bono, señora.
- ¿Bono? ¿Qué es un bono? -la Intendenta movió los pies en la palangana y Gómez retrocedió unos pasos.
- Se trata del bono de fin de año que reclaman los empleados municipales, señora.
- ¡Y bueno, dale el bono y tomátelas, che, que ahora estoy ocupada ...! -la alcaldesa chapaleó al ritmo de sus palabras y Gómez retrocedió otro poco.
- No se si usted ha entendido, señora,  el famoso bono representa un egreso importante de la caja del Municipio.
- ¿Plata?
- Mucha plata, señora.
- ¿Nosotros tenemos que poner plata para la perrada? -dijo la alcaldesa y sacó una pata de la palangana.
- Para los empleados, señora. -corrigió Gómez.
- ¡Empleados tuyos serán! ¿Y cuánto nos cuesta el bono? -dijo la Intendenta ahora con los dos pies en la palangana.
- Un millón, señora. -dijo Gómez.
- ¿Un millón...? -Una empleada de mantenimiento entró portando una jarra con agua, se acercó a la alcaldesa y llenó la palangana.
- ¡Qué me tirás ahí, che! -se quejó la señora.
- Agua con espadol -dijo la mujer.
- ¿Para el olor a pata? -preguntó la Intendenta.
- Usted no tiene olor a pata, señora -dijo la empleada.
- Ah, bien, a propósito ¿Vos también querés el bono?
- Si, señora.
- Gómez, dale el bono. -dijo la Intendenta.
- Señora, no es tan así la cosa. -dijo Gómez acercándose a la Intendenta para explicarle mejor.
- ¡Dale el bono! -dijo la señora moviendo los pies.
- Me salpicó señora. -dijo el Tenedor de Libros reculando muy contrariado.
- ¿Adonde vas, Gómez?
- Voy a mi domicilio a cambiarme el pantalón. No puedo trabajar así.
- ¿Por qué?
- Me salpicó la bragueta.
-¿Y el bono? -preguntó la empleada de mantenimiento.
- Pedíselo a Bonfatti. -dijo la señora.
-Hay que pagar y terminar con los insultos hacia mi persona -dijo Gómez-
- ¿Qué le dicen, Gómez? -preguntó la señora.
- Me dicen el "bonudo".  -dijo Gómez.
- Ah... -dijo la alcaldesa.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
El árbol deshojado es el amante de los ciclones.
Proverbio hindú
Cotización del Dólar