AÑO 18

NUMERO 617

Novela

Año: 12

Número: 556

LA NOVELA MUNICIPAL: PREMIO AL MÉRITO.

la-novela-municipal-premio-al-merito

LA NOVELA MUNICIPAL.
HOY: "RECONOCIMIENTO AL MÉRITO."

Los naturales de la primera colonia agrícola siempre se destacaron por desarrollar curiosas hablidades.  El Benemérito Concejo Municipal ha decidido premiar esos talentos, algunos para que sean imitados y otros, justamente, para todo lo contrario.

Frente a un auditorio compuesto por miembros de su gabinete, funcionarios y colados, dijo la señora alcaldesa con pomposa altanería y entonación escolar:
"Hoy nos hemos reunido en este recinto para comunicar con regocijo que hemos preseleccionado a los ciudadanos que competirán por el máximo galardón al mérito instituido por el excelentísimo Concejo Municipal."
Hizo un bollo con la primera hoja, le dio una patadita elegante y continuó:
"Con orgullo nos hemos enterado que uno de nuestros compañeros del gabinete ha sido incluído entre los esperancinos destacados".
Levantó la vista para carpetear al auditorio y siguió leyendo:
"El arquitecto Blangini -dijo la primera dama- será candidato al mérito ciudadano por tratarse del único funcionario del Departamento Las Colonias capaz de hablar más tiempo de corrido sin respirar, el Honorable Concejo Municipal a valorado esta virtud, desea compensarla con el premio al mérito ciudadano y, quién les habla, vería con beneplácito que sea imitada"
- Disculpe señora -interrumpió Gómez- ¿Cual es el máximo de tiempo que Blangini habló sin respirar?
- En un programa de televisión estuvo hablando cinco minutos sin respirar.
- ¿No habrá estado respirando despacio por la nariz? -intervino el Secretario de Gobierno Luciano Anza.
- Imposible porque en la oportunidad se encontraba presente el Presidente de la Sociedad Rural y le taparon la nariz con dos porotos de soja.
El arquitecto Blangini se encontraba presente en el salón celosamente custodiado por dos inspectores. Por orden de la Intendenta, lo habían amordazado utilizando cinta de embalar y le habían colocado un broche de la ropa en la nariz.
- Entiendo que le tapen la boca, pero por qué el broche en la nariz - susurró el Licenciado Caussi al oído del secretario de servicios Fernandez.
- Parece que últimamente ha desarrollado una rara habilidad y utiliza la nariz como una corneta con la que puede armar un discurso.
- ¿Habla por la nariz?
- La Intendenta asegura que sí. -dijo muy serio Fernandez.
La señora alcaldesa, mientras tanto, había concluído con el anuncio y estaba posando para los fotógrafos.  Era evidente que de tanto en tanto relojeaba el rincón donde estaba Blangini con los inspectores.  El arquitecto comenzó a retorcerse al ver las cámaras de televisión.
- Vayamos terminando -dijo la señora- los micrófonos lo enloquecen.
Uno de los inspectores se abrazó al Secretario de Obras Públicas para evitar que avance hacia los periodistas.  "Sonamos, quiere hablar", dijo Gómez corriéndose hacia la puerta.  Los forcejeos hicieron que saltara el broche de la ropa y el arquitecto ya emitía un curioso sonido por la nariz.  La señora ordenó a Gómez que abra la puerta y saltó hacia la salida, antes gritó: "¡Sueltenlo!", después desapareció tapándose las orejas. 

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
La constancia de la veleta es cambiar.
José Bergamín (1895-1983)
Escritor español
Cotización del Dólar