AÑO 18

NUMERO 617

Economía

Año: 10

Número: 499

LOS GASTOS "HORMIGA" SE LLEVAN GRAN PARTE DEL SUELDO.

los-gastos-hormiga-se-llevan-gran-parte-del-sueldo

El día a día está lleno de pequeños gastos: bebidas y comidas “al paso”, golosinas y otros “gustitos” callejeros, taxis de apuro, cigarrillos y otras fugas de dinero que suelen pasar inadvertidas. Son los “gastos hormiga”, conocidos por su avance sigiloso y su capacidad de sorprender a fin de mes con un fuerte impacto en el bolsillo. Según expertos en finanzas personales, es tanto el dinero que pueden llevarse que, en muchos casos, con sólo reducirlos a la mitad, el ahorro anual puede pagar unas buenas vacaciones, concretar un sueño de consumo o iniciar una pequeña inversión.
“Hay muchos gastos cotidianos que creemos que no dañan nuestra economía porque son muy pequeños, pero la perspectiva cambia al calcular su costo anual”, explicó Mariano Otálora, autor del libro Del colchón a la inversión . Y dio un ejemplo: “Hay que pensar que un café con una medialuna en un bar no nos cuesta $ 10 por día sino $ 2.400 al año, y dos cafés $ 4.800. Lo mismo con los otros gastos”.
Con este criterio, y tomando casos reales, Clarín calculó los “gastos hormiga” de un adulto joven. Usó una canasta de tres comidas “al paso” y cuatro bebidas semanales, golosinas, galletitas, cigarrillos y taxis, entre otros. Si no los controlara, podrían llevarse $ 1.490 por mes, un tercio del ingreso medio de un porteño. En un año, esa persona habrá gastado $ 17.880 en pequeñeces (ver “Gustitos”...).
Nicolás Litvinoff, director del sitio Estudinero.net y autor del libro ¡Es tu tiempo!
, advirtió que a esto se agrega otra creciente forma de gastos hormiga: los “invisibles”. “Son los que se hacen con tarjeta de crédito o débito –definió–. Al no pagar con dinero físico, quedan atomizados en los gastos del mes y ni siquiera se tienen en cuenta”.
El gasto “hormiga”, desde luego, no es siempre innecesario ni conviene eliminarlo por completo. Pero en muchos casos sí se trata de “gustitos” superfluos, compras compulsivas y caprichos consumistas que hasta pueden dañar la salud. En una encuesta reciente de McCann Buenos Aires, por ejemplo, 2 de cada 3 porteños consultados dijeron que compran comida “al paso” al menos una vez por semana, en especial panchos y hamburguesas. Ni hablar de los que fuman 20 cigarrillos diarios –hoy a $ 9 el atado– o gastan en quinielas, loterías y otras “inversiones” de difícil retorno.
“Hacer un presupuesto es clave para controlar nuestras finanzas porque permite saber cuánto sobra cada mes y separar lo que se quiere ahorrar, de modo tal que no quede disponible para gastos innecesarios”, aconsejó Gabriel Noussan, experto en finanzas personales del IAE. Litvinoff, por su parte, planteó que gastar en “pequeños caprichos” puede impedir el logro de otros “más gratificantes” como tomarse vacaciones o cambiar el auto. “No es fácil, pero controlar el gasto hormiga hará que tu sueldo rinda el doble y llegues menos exhausto a fin de mes”, aseguró.
“Un mismo ingreso familiar puede rendir de forma muy diferente según los hábitos de consumo –concluyó Otálora–. En general, el no llegar a fin de mes se debe a una mala organización y planificación de los gastos”.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Estar preocupado es ser inteligente, aunque de un modo pasivo. Sólo los tontos carecen de preocupaciones.
Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832)
Poeta y dramaturgo alemán
Cotización del Dólar