AÑO 18

NUMERO 617

Economía

Año: 10

Número: 440

LA SEQUÍA YA SE HACE NOTAR EN LA PROVINCIA.

la-sequia-ya-se-hace-notar-en-la-provincia

El gobierno de Bonfatti y el de Binner tienen, entre otras, una similitud que el actual gobernador querría descartar: una sequía en ciernes que comienza a preocupar demandará importantes fondos públicos y generará seguros perjuicios en los sistemas productivos de una vasta región del norte y del noroeste provincial. Ni bien asumió Binner soportó una impiadosa sequía en 2008 y 2009 que obligó a la provincia a generar un caro sistema de provisión de agua potable para el consumo humano, mientras se ensayaban algunas acciones para paliar la situación de los productores.

Bonfatti tiene ante sí un panorama similar: la Niña "atenuada" del año pasado, más la falta de lluvias provocada por el desplazamiento de un centro anticiclónico en el Atlántico -lluvias para Brasil, escasa humedad para nuestra zona- auguran un comienzo de gestión con problemas, muchos de los cuales el gobernador ya comienza a palpar en vivo y en directo, hoy mismo, en su visita al centro mismo del problema, esto es el departamento 9 de Julio.

Los ganaderos ya padecen el problema con traslado de hacienda o costos extras para llevar agua a sus campos; los tamberos ya empiezan a sentir los rigores del calor -más allá de lo estacional- y todo el sistema productivo se resiente. Carsfe, la Confederación que nuclea a las asociaciones rurales de toda la provincia, en estos momentos comandada por el sancristobalense Francisco Mayoraz -alguien a quien no hay que contarle cómo es una sequía- ya anticipó su preocupación por el tema y, se sabe, el Ministerio de la Producción convocará para el 10 de enero a la comisión de emergencia, que precisamente tomará las primeras medidas para enfrentar la situación.

Como un dato curioso, le tocó en los dos gobiernos, a dos esperancinos, socios además, encarar la provisión de agua para el norte: Rafael De Pace durante el gobierno de Binner (desde el Ministero de Aguas) y Carlos Fascendini hoy, ministro de la Producción de Bonfatti.

Hay una cuestión climática que es insoslayable y que tiene que ver con el régimen de lluvias del arco noroeste de la provincia, que además en años "Niña" suele retraer aun más su promedio de lluvias, de por sí escaso. Es un clima riguroso y los productores y habitantes de la región, sufridos, curtidos, saben convivir -no sin quebrantos- con la dureza del medio. Pero tampoco los gobiernos han podido acercar soluciones efectivas.

En el caso del socialismo, el gobierno anterior tuvo mejores intenciones que resultados.

Construye por ejemplo el reclamado azud nivelador en el río Salado, unos pocos kilómetros al sur de Tostado, que es por donde ingresa ese río -ahora con poco caudal- a nuestra provincia para sesgar su curso hacia el sureste, hasta desembocar aquí, en la capital. Pero en medio debió reformular las obras, porque lo que habían hecho fue tapado por el propio río en una de sus pocas crecidas. No se previó; vuelta a empezar.

También la provincia generó desde el mismo lugar -insistimos, el deprimido Salado, ya aprovechado por los santiagueños tanto como pueden- un porfiado canal contrapendiente, paralelo a la Ruta Nacional 95 con la pretensión de hacerlo llegar hasta Gato Colorado, con un caro sistema de bombeo. Muy buenas intenciones: muy poco río para tomar agua...

Terré, ex senador, un ingeniero que tenía una visión agronómica del manejo del recurso, entrevió una serie de acciones de corto y largo plazo y entre estas últimas, una que casi no se analiza: tomar agua del Paraná, tal como se previó en todos los acueductos proyectados y en marcha -decisiones estratégicas de las mejores que adoptó el socialismo en cuatro años y que nunca consideró el justicialismo en todos los años anteriores-, menos... para el noroeste, el sector que la necesita en mayor cantidad. Así, la pensada toma de agua cruda para todo el arco noroeste se hará desde el conflictivo Río Dulce, en territorio santiagueño antes de su desembocadura en la laguna de Mar Chiquita. Es un río con infinitos problemas y también de escaso caudal en determinados momentos. No hay noticias de que Bonfatti revise esta decisión, aunque dada su importancia estratégica, debería hacerlo.

Por supuesto, las condiciones extremas de la región seguirán estando, pero las acciones de los hombres, especialmente los que tienen responsabilidades de gobierno, son importantes para mejorar la calidad de vida de las personas. El gobierno anterior y, seguramente, el actual han mostrado cierta vocación para tratar de interpretar esos problemas, aunque no hayan acertado todavía con acciones efectivas, duraderas, sustentables. Para buena parte de nuestro norte, hace falta bastante más que buenas intenciones.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
No perdamos nada del pasado. Sólo con el pasado se forma el porvenir.
Anatole France (1844-1924)
Escritor francés
Cotización del Dólar