AÑO 18

NUMERO 616

Actualidad

Año: 1

Número: 9

Una pálida. Muerte de un esperancino. El río otra vez

Un muchacho de 33 años de apellido Orellano parece que se estaba bañando en el arroyo Cululú y en un momento determinado desapareció de la superficie para no reaparecer. El muchacho se ahogó, su cuerpo fue hallado a pocos metros de donde se lo vió por última vez, tal vez no sabía nadar, tal vez un remolino como dicen las mujeres del barrio. Tenía 33 años, edad emblemática en esta época del año, la edad de Cristo. El verano tiene esas cosas, recién comienza y ya genera pálidas insufribles en el río. Esta vez el Cululú, mañana será el Salado, siempre el río nos ha castigado con sus misterios en verano, muchas veces producto de la imprevisión y otras merced a la mala suerte y hasta a la propia determinación suicida de la gente. ¿Qué podemos decir?  Solo que tengan cuidado, que es nuestro deseo que este verano el río sea solo un amigo que nos aliviará del calor. Nada más. En cuanto a este muchacho desaparecido, el trabajo triste lo hicieron -como siempre- los Bomberos Voluntarios y la división de Buzos tácticos, lo buscaron, con la secreta esperanza chiquita de encontrarlo vivo. Lo encontraron muerto. El río no perdona.

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.
Napoleón I Bonaparte (1769-1821)
Emperador de Francia
Cotización del Dólar