AÑO 18

NUMERO 617

Sociedad

Año: 1

Número: 1

Los nuevos adolescentes

Resulta que hay un dictador de la ex república soviética de Turkmenistán, que se llama Niyazov que no contento con ponerle su nombre a ciudades, meteoritos y hasta a los meses del año ahora, parece que a su manera ha resuelto el problema de la desocupación juvenil y el problema de los jubilados. Con un edicto ha dividido la existencia en 9 etapas prolongando la adolescencia hasta los 25 años y estableciendo que se es viejo a partir de los 85.
El tiempo sano se divide según Niyazov de la siguiente manera: infancia de 0 a 12 años, adolescencia hasta los 25, la juventud termina a los 37 y la madurez a los 49. Entonces suceden la edad profética 50-61, la edad de la inspiración 62-73 y la de la sabiduría que va de los 74 a los 85. O sea que se es viejo recién a partir de los 85.

En definitiva todo esto que parece una parodia resulta que está preocupando a algunos en la Argentina. Por supuesto que cuando son cosas que  vienen de afuera cuando se nombra a la Argentina se quiere decir Buenos Aires. Algunas radios, los diarios más importantes (sin ir más lejos la Nación le dedica una larga nota en se revista dominical) y la televisión se esmera por avisarnos a todos, que los jóvenes ya no se van de la casa paterna como era sana costumbre. No, parece que ahora se quedan hasta edades en las que nosotros ya teníamos varias carreras ganadas y sobre todo varios hijos, entre los que se encontraban -precisamente- estos que ahora no se van ni con humo.

Estos temas sociales que se dan en estos tiempos y que muchas veces creemos exclusivos de nuestra ciudad o producto de la malaria nacional se nos aparecen ahora con sofisticadas explicaciones de psicólogos, analistas y opinólogos que vienen a decirnos que los muchachos se quedan un poco (bastante) más en casa de los viejos porque resulta que la adolescencia se corrió unos años... o porque es una generación que tiene una especie de trauma que afecta su  capacidad para los trabajos que deben hacerse en dirección a la preservación de la especie.

Nosotros que nos hemos impuesto la tarea de proteger a nuestros jóvenes y escuchar a los más viejos, haciendo alarde de una simple revalorización esperancina de las cosas que siempre estuvieron bien, porque  -pensamos- estuvieron guiadas por el buen sentido,  vamos a volver a advertir a nuestros conciudadanos, declarando a viva voz
"que  hoy más que nunca se impone regresar a las fuentes y que si el  "nene" o la "nena" tiene más de cuarenta y está  "apoliyando" en la cucheta celeste de la pieza que usted le hizo cuando nació,  no es porque la adolescencia se estiró ni nada por es estilo o porque tiene algún trauma generacional. No viejo, no es un tema de ahora, de la globalización que le dicen. Nada de eso el asunto es más viejo que Egipto. Por eso si usted estaba pensando en decirle al nene que se vaya buscando un lugarcito para hacer su vida, llevar a su pareja, jugar al póquer con los cuatro o cinco amigotes y tocar el saxo hasta las cinco de la matina, puede hacerlo sin temor a equivocarse por más que  La Nación, Radio Mitre, el rusito Niyazov que vive en Turkmenistán y todos los genios que quieren vendernos el buzón de todos los días digan que su hijo todavía es un adolescente. ...

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
La sabiduría es hija de la experiencia.
Leonardo da Vinci (1452-1519)
Pintor, escultor e inventor italiano
Cotización del Dólar